¿Para qué un proyecto si no me alcanza?

Publicado en por TecnoGrup Arquitectura


Las ventajas de un proyecto: opciones para decidir

Por lo general, la familia no se cuenta con la suficiente información o la persona indicada para saber cómo poder elegir (como en otros ámbitos), cuál es la mejor forma para afrontar, ya sea, la construcción de una casa nueva, mudarse o reformar para encarar el crecimiento de la misma. De está manera, llegada la necesidad, en el momento quizás inconveniente (ese en el que menos plata tenemos), la única posibilidad vislumbrada será ir directo a la accion sea como sea (hay que solucionarlo). Este fenómeno, tipo “domino” y aparemente único recurso, se percibe en las situaciones diarias que se ven en cualquier barrio, en la que un vecino le pregunte a otro, de un “albañil de confianza” que le recomiende, ya que argumentará “tengo pensado hacer un cuartito en el patio de la casa, para el segundo hijo que viene en camino”.

Esta escena, tan frecuente, suprime un paso previo: el proyecto familiar. Por tal motivo, muchas familias “saltan” esta posibilidad (por desconocimiento o mitos urbanos, como que un profesional, no esta para estas cosas, etc), y deciden autointervenirse* convirtiéndose en la propia generadora de ese cambio que es inminente. Tomar decisiones de modificaciones, ampliaciones o incluso construir otra casa para otra familia entre tantos, no es fácil para una familia, ya que implica además un gran sacrificio, una intervencion que hay que costear y que va a durar años.

Estas reformas periódicas intentan acompañar las modificaciones que se van produciendo en las familias. Pero al no existir una planificación mínima, las cosas se hacen a la medida de lo que se tiene y más aun cuando la necesidad es imperiosa. Y esto genera resultados frustrantes a sus habitantes, que al fin y al cabo conviven todos los días en esa construcciónes, que generan insatisfacción, de no poder disfrutar del espacio en su plenitud… al fin y al cabo, de la arquitectura.

*La autointervención/ autoconstrucción no es un proceder negativo, al contrario, en varios casos, considero que es una manera que muchas familias encaran para solucionar temas de primera necesidad como es la vivienda. La falta de un "proyecto familiar" que viene del aporte o la ayuda del arquitecto cabecera, es clave para la optimización de recursos (resultados) y modos de ejecución, sin renunciar inclusive, al "valor agregado" que implica la arquitectura. El arquitecto, es la parte más económica de la mano de obra y los materiales y es, la que ayuda a la familia a darle un amplio abanico de opciones para que pueda elegir.

La casa de mis sueños

Construir la casa propia es el sueño de cualquier persona y, aunque muchas veces no es más costoso que comprar una vivienda usada, encierra muchas fantasías y temores. Si bien resulta fundamental contar con un profesional cabecera desde el momento en que se empiece a concretar esta idea, también es conveniente saber de antemano algunos detalles de la construcción, como costos y tipos de obra.
Una buena obra, deviene de un buen analisis realizado con anterioridad a través de la viabilidad del proyecto, en el que la familia evalua junto al profesional expectativas e ideas posibles de la futura casa (reforma, ampliación, etc). Esta etapa es la preliminar, y es necesario hacer esta inversión inicial para evitar contratiempos y es la etapa que se centra uno de los miedos más grandes de las personas que quieren proyectar y construir su sueño: los honorarios del profesional que a esta altura, puede resultar un gasto accesorio, pensará. Sin embargo, no lo es. Si se equivoca por ejemplo, con la compra del terreno, todo el sueño puede derrumbarse. No cualquier lote sirve para la casa deseada, hay que hacer estudios de agrimensura, estudiar el nivel, los suelos, la orientación, etc. Una línea de alta tensión cerca o un curso de agua contaminada en los alrededores arruinarán todo, por lo que la contratación de un arquitecto es una inversión.

Más de 10 razones

Caso tradicional “yo sé lo que quiero”
   Caso “arquitectura- familiar”

1)
No existe un proyecto, hay un “dibujito.”

Existe un proyecto,  resultado de la participación creativa, consciente y organizada entre cliente y arquitecto. El producto final es el resultado de la colaboración entre ambos. La familia descubre que un proyecto, no es sólo un “planito”.


2)
A medida que va cambiando la familia se suman “ambientes” o “cuartos”. Los resultados no se basan en opciones, sino en la experiencia de quién lo ejecuta.

Claridad y planificación familiar: se ve cada uno de los pasos y cómo funcionan, el crecimiento de su casa hoy y para hechos futuros previsibles según la “historia” de la familia.            

3) No existe la posibilidad de reclamos ante “eventualidades”. Entre  el albañil “amigo” y el propietario existe un vacío.
Respaldo y seguimiento: la familia se convierte en “cliente” y tiene una figura que escucha a todos sus integrantes lo que potencia el resultado de antemano y no después. La familia tiene un “arquitecto cabecera” para consultarle.            

4) “Vemos a medida que hacemos, acá las cosas hay que hacerlas”. Sólo se ejecuta.
Se ve fielmente lo que se buscaba: el proyecto se convierte en el “mapa” de la familia como la mejor herramienta para optimizar deseos y evitar improvisaciones.            

5) En el medio “imprevistos”, falta plata, el albañil no viene, cambios de planes, aparece una columna que no se tuvo en cuenta antes, etc.
Mayor control: se sabe qué es lo que se va a  realizar, “sin sorpresas” y con opciones de planificación en etapas acorde a la economía familiar de cada caso, si fueran necesarias.            

6) No existen las opciones, se cobra a medida que se hace y las garantían de resultado se argumenta con frases como:  “ Señora...hace 30 años que hago esto.”
Mejor precio y garantías de resultados: al tener un proyecto, la familia puede exigir mejores resultados realizando una “licitación” entre dos o tres constructores en precio y tiempo.            

7) Al existir un “dibujito”, el propietario, más o menos “se imagina” cuanto cree que se va a gastar o se lo dijo un amigo que le “echó un ojo” gratis.  Un ejemplo simple es: "¡Juan...Juan! a esto lo haces con un albañil y no te sale mas de 100 o 200 pesos!"
Seguridad financiera: el proyecto se convierte en una herramienta para computar la inversión necesaria que hay que solicitar, en todo caso,  al banco.            

8) Se gastó de más, porque se dio el efecto “y ya que estamos”. Hubo cambios no planificados. Posibilidad de resultados inconclusos inesperados. Insatisfacción porque al final no quedó “como se lo imaginó.”
Optimización de deseos y recursos: el proyecto ayudó a optimizar  y evitar “construcciones de más” o sacrificios innecesarios.            

9) A medida que se hace, se compra. No hay un orden claro y no se “racionaliza” el pedido. No se pensó con los materiales de antemano generando mayor desperdicio y gasto de “energía”.
Estrategia de ejecución: el proyecto es un listado fiel de las partes que lo componen convirtiéndose en un clara herramienta que puede utilizar el cliente si desea ejecutar por cuenta propia la obra.            

10) Cada día es un “martirio” y no se ve el momento en el que el albañil se vaya. Se convierte en la única opción y se da el “Ya vamos a terminar, señora...tenga paciencia”.
Tranquilidad y satisfacción: se encara la obra de otra manera y la familia  ve con firmeza lo que
se está haciendo y cómo va a quedar.
            

11) Se va directo “al grano”, “hay que hacer otro dormitorio” y se ejecuta. Decisiones como éstas le cuestan años de insastifacción a los que la habitan con resultados inesperados, como mala ventilación, espacios oscuros, pasillos largos, escaleras protuberantes, etc.
Visión integral: la familia percibe la diferencia que existe entre el estrecho mundo del solo hecho de “construir la necesidad” al de “disfrutar por adelantado resultados a la medida de la familia"
     

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Etiquetado en Proyectos y razones

Comentar este post